El 4 es el 3, sobre todo si el 8 es infinito, sin final

El 4 es el 3, sobre todo si el 8 es infinito, sin final.

El 4 es el 3, pero antes es el 4, es decir, la expansión del 1, siendo el 1 la fuerza de la divinidad o el dragón como luz entrando en la forma para cumplir una misión.
Claro, el dragón aparece como rojo, es decir como lo corpóreo, pero también se expande en su familia a través del enlazador, el mono y, finalmente como cuarto sello y amarillo, el guerrero.
De modo que el guerrero o expansión de la conciencia, es la expansión de aquella luz que entra, que entró y que está entrando en la forma y en la materia para cumplir una misión.

El guerrero es la expansión del dragón, pero también es el 4 del 4 (cuarta onda del cuarto castillo), de modo que no solo es el 4 de aquel 1 que es el dragón, sino que es el 4 del 4, donde el dragón es el 1 del 1, es decir el 1 del primer castillo. Así, la primera onda del primer castillo encuentra su expansión en la cuarta onda del cuarto castillo. De ese modo el cuarto castillo consigue el nombre de cuatro.

El cuarto castillo es un cuatro, y entonces sucede que el cuarto castillo también es un 3, que es de lo que estamos hablando. En el cuarto castillo está el 4 del 4, o sea el guerrero como expansión de la luz entrando en la forma y en la materia para cumplir una misión, que es lo que culmina en el cuarto castillo, que podemos llamar y llamamos cuarta dimensión. Lo llamamos cuarta dimensión desde aquel sitio donde no se quiere convencer a nadie. Pero por si acaso, por mí que no quede.

Pero el cuarto castillo, al mismo tiempo que es la máxima expresión de la luz entrando en la forma para cumplir una misión, también es el tercer castillo, o sea el castillo anterior al cuarto castillo, cuando el cuarto castillo es el castillo verde, donde vemos que la cuarta onda es la onda de la estrella.
La estrella amarilla es, por su color amarillo, la expansión dentro de su familia de lo expresado por lo rojo, que es el caminante del cielo. El caminante del cielo es el primer sello del segundo castillo, que va a encontrar su máxima expansión en la estrella, cuarta onda del quinto castillo.

De este modo convierte al dos en el uno. El dos, lo blanco la emoción, el alma, el Ba, va a dar sustento a una nueva formulación del 4, ya que el caminante del cielo en el segundo castillo va a ser seguido por la presencia del espejo en el tercer castillo, la noche en el cuarto castillo y la estrella como cuarta onda del quinto castillo.
De la misma manera, el dragón aparece como primera onda del primer castillo, seguido por el enlazador en el segundo castillo, el mono en el tercer castillo y el guerrero, cuarta onda en el cuarto castillo.

De alguna manera esto podría traducir al KA, y es justamente la unión del KA, como cuerpo espiritual de luz, y el BA, como cuerpo del alma, lo que al permanecer unidos permite el acceso, permanencia y vivencia a aquello que no tiene fin.
De alguna manera Tzolkin propicia esa unificación.

Gracias mayas, huicholes y enlazadores varios de todas las procedencias. Y perdón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s