Cuando te sitúas en el SEJEM puedes unificar el KA y el BA en tu cuerpo espiritual AJ, y entonces entrar vivencialmente en la inmortalidad

Los antiguos egipcios conocían la fuerza vital y la consideraban parte del espíritu humano.
La energía vital, que los egipcios llamaban KA, es lo que podemos reconocer en la SERPIENTE, que a veces denominamos kundalini con una palabra que posiblemente sea ayurveda, pero poniéndonos un poco más políglotas también podemos llamar KA, y además es más corto, lo cual a veces puede ser interesante.
La serpiente, como expresión de la fuerza vital, puede ser traducida como KA en la terminología de la mitología egipcia. También, el contenido expresado por la kundalini como expresión de la luz interior, encajaría con los contenidos de KA.

Otro de los elementos que los antiguos egipcios reconocían como componente del espíritu es el BA, que podemos relacionar con la LUNA, ya que expresaba el aspecto emocional del alma, porque el alma es emoción y contiene todos los componentes emocionales cuya máxima expresión sería el amor.
Las fronteras lingüísticas, semánticas o doctrinales son muy próximas, y por eso requieren mucha atención intencionada, aunque no para tener razón. Nosotros ya decimos bien claro que no tenemos razón, porque únicamente hablamos desde nuestra ignorancia, que es la ignorancia del rastreador, una de cuyas cualidades es detectar las pistas falsas; no porque haya pistas falsas, sino porque es muy fácil dormirse, sobre todo siguiendo las grandes autovías. Si quieres ir en una autovía, mejor toma el tren o el avión.

El KA y el BA, para esta antigua gente estaban siempre unidos en el cuerpo de las personas vivas.
El KA, que consideramos la parte luminosa del cuerpo, necesitaba el cuerpo, y por eso lo momificaban; la momia era el soporte del KA.
Sin embargo el BA abandonaba el cuerpo en el momento de la muerte y ascendía al reino celestial –según mi amiga Wiki Pedia- .
Claro, entendemos que la luz como tal luz, aun siendo más o menos inmaterial pertenece al mundo de la materia, mientras que lo que en el momento del fallecimiento se iba al reino celestial, y por tanto no está adscrito a la materia, es el mundo de las emociones.
Por eso el KA corresponde a la serpiente, esa energía luminosa que podemos llamar también kundalini, energía vital, sin la cual un cuerpo es inerte. Y el BA responde a esa parte emocional, que junto con el KA permite la movilidad y la vida orgánica, y que en los seres humanos traduce el alma como asiento de las emociones.

Así como el cuerpo físico tenía unidos el KA y el BA en el mundo físico, también existía el cuerpo espiritual, que es lo denominado AJ. La separación en el momento de la muerte del KA y el BA, si no podía volverse a unificar en el AJ, obligaba al AJ a adoptar un nuevo KA, y esto era la reencarnación, o sea volver a empezar. Pero la unificación del KA y el BA en el AJ, o sea en el cuerpo espiritual, evitaba la muerte y rompía el ciclo de reencarnaciones.
La reunión del KA, el BA y el AJ, es decir del espíritu, porque todos son componentes del espíritu, era posible mediante una actitud espiritual despierta durante la vida, de modo que al pesar el corazón éste fuese ligero como una pluma y no pesado. Si era pesado quería decir que había estado enfocado al ego y no a la realidad espiritual, traduciendo acciones a favor del ego. Y si era menos pesado que una pluma traducía que su conciencia estaba expandida y sus acciones respondían al mundo espiritual.

Encontramos que este cuerpo espiritual es lo que expresa el CAMINANTE DEL CIELO.
La primera onda, onda tipo o propuesta contenida en el Tzolkin, lleva desde el propósito de la solidaridad hasta el cielo, dotándote de un cuerpo espiritual, que sería lo que traduce el color rojo del caminante del cielo, como parte corpórea, pero de una realidad espiritual que es lo que expresa el día verde.

Podemos encontrar fácilmente el KA en la SERPIENTE; el BA en la LUNA, ya que la emoción te lleva al cielo; y también podemos entender el caminante del cielo, de la familia del día verde, como expresión corpórea de esa realidad espiritual, presentándose esta onda como algo que favorece la unión del KA con el BA hacia la inmortalidad.

Pero aún existen otros dos sellos rojos y creemos que es importante determinar si también expresan la tradición de los creadores de las pirámides, que son también expresión civilizadora de la humanidad y creadores de la escritura fonética.
Igual que hay unos caminantes en la sierra madre realizando su caminar sagrado en favor del amor, también hay un Big Bang en el escenario de las pirámides cuya onda expansiva ha llevado como caminantes por toda la tierra a los creadores del alfabeto que da soporte a la escritura fonética.
Hoy, en el 20-14, vemos que esa salida de Egipto en la celebración de la nave de Isis, primera luna de primavera, es un Big Bang enlazador, que traduce la malla que une a todos los seres humanos, aunque por miedo en ocasiones crean que se odian.
Gracias Big Bang enlazador de la nave de Isis, o sea Pascua, paso o movimiento.
El movimiento es una expresión del alma -hablábamos de animado o inanimado-. Por eso todo enlazamiento es una expresión del alma, o sea algo que te saca del averno, que es lo inanimado y el inframundo. Si actúas por odio, quizá termines llorando, o sea te liberes del miedo, produciendo agua cuando te despiertes al amor, y recuperando tu alma.

Los egipcios también reconocían el IB, el corazón, como un componente del espíritu, es decir que ese cuerpo espiritual –que necesitaba mantenerse unido después de la muerte para evitar la reencarnación- también tenía un corazón espiritual, ya que el IB es el corazón espiritual, que es propiamente lo que Anubis extraía mágicamente y ponía en la balanza en el juicio de Osiris.

Anubis, siendo el perro, es decir el amor incondicional, estaba y ESTÁ ayudando al corazón durante toda su vida, porque el juicio de Osiris es algo permanente. Anubis, el amor incondicional, te ayuda/me ayuda/nos ayuda a entrar en la inmortalidad.
Consideramos que la TIERRA expresa el corazón, IB, ya que la tierra, sello 17, se transforma en la luna, onda 17, como transcendencia. De alguna manera todo este tiempo de oportunidad es la oportunidad de transformar tu corazón físico en el corazón espiritual, lo cual sucede porque en él está tu energía vital, KA, asociada a tu energía emocional transcendente, BA.
La tierra, en terminología Tzolkin tiene un corazón que está conectado con el corazón del cielo, y esa alineación es la que te alinea.
La alineación del corazón de la tierra con el corazón del cielo, te alinea, te pone en el lugar resonante, en la columna 7 del Tzolkin, que contiene en su centro el lugar del nuevo nacimiento, que es donde la columna 7 vertical se cruza con las horizontales 10 y 11, es decir Perro 13 y Mono 1.

La tierra, que entendemos que en la terminología egipcia expresa el corazón, inicia como onda el cuarto castillo (ondas tierra, perro, noche y guerrero), que es donde va a suceder todo lo encaminado a la entrada en el castillo verde, quinta dimensión, y para ello la onda de la tierra tiene la ayuda de Anubis en forma de onda del Perro; la tierra, como IB, en el cuarto castillo recibe la ayuda de Anubis.
Eso es en el tiempo en que tú puedes soñar la abundancia para todos. La noche azul significa, como azul, momento temporal para soñar la abundancia, gracias precisamente a la ayuda de Anubis, porque Anubis te abre ese tiempo, el tiempo del juicio de Osiris, el tiempo de descargar de peso tu corazón, y así, entonces expandir, como el guerrero, la conciencia. La expansión de la conciencia expresada por la onda del guerrero significa la expansión del corazón.
El amarillo va siempre con el rojo (son ocultos) y además el amarillo es la expansión del rojo. En este castillo cuarto, que ya como cuarto significa expansión, aparece en cuarto lugar como amarillo el guerrero, que es la expansión de lo que aparece en primer lugar como rojo, que es la tierra.
La tierra es por un lado lo que entendemos que es el corazón espiritual, que va a ser pesado ante Osiris y se expande al expandirse la conciencia, y por otro lado la tierra se presenta con una característica de proposición, que es la de ser voluntario.
Si no eres voluntario al amor incondicional, ¿cómo expandirás tu corazón? Si lo eres, tendrás la ayuda del amor.

Otro de los componentes del espíritu en la terminología egipcia es SEJEM, que es la fuerza divina, algo evolutivamente asequible para el ser humano en su vivencia espiritual. No es algo optativo, sino que todos los seres humanos participan de ello, siendo un asunto de conciencia. Pero la conciencia también está en el azul, en lo temporal, es decir, no lo tienes en el bolsillo, pero lo tienes.
El SEJEM está expresado en el dragón como luz entrando en la forma para cumplir una misión, lo cual también es reconocido como Bosón de Higgs, y por muy alejado que estés de estos conceptos, está dentro de ti, pudiendo siempre recurrir a tu corazón, que siempre te escucha.

Precisamente forma parte de la primera onda, es decir de la propuesta. Cuando te sitúas en el SEJEM, o sea en el dragón, cuya expresión también es la solidaridad y la energía femenina, puedes unificar el KA y el BA en tu cuerpo espiritual AJ, y cuando has descubierto tu cuerpo espiritual con la actitud del voluntario, a través del pesaje –gracias Pesaj-, entrar vivencialmente en la inmortalidad.

Paz, por favor paz, pero sin escudos, a pecho descubierto, sobre todo si utilizamos como cosas, o sea como escudos, a seres humanos. Estamos en el tiempo de la paz. De hecho es lo único que existe. Paz y Bendición. Bendición desde el ensueño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s