Te pido perdón por culparte de mis heridas; por mi actitud prepotente; por no ponerme en tu lugar; por fallarte cuando más lo necesitabas.

4 agosto. ESPEJO Entonado 5. Viento 1 y Viento 4 en el tzolkin evolutivo.
La vivencia del in lak’ech o del “tú eres otro yo” es un impulso para progresar en el camino evolutivo.
Y qué mejor que expresarlo, en este día, con palabras. Tú eres como yo, o directamente “tú eres otro yo”.
Por eso no puedo menos que pedirte perdón, en este día, por culparte de mis heridas; por no atender o infravalorar tus necesidades; por desahogarme contigo; por mi actitud en ocasiones prepotente; por no ponerme en tu lugar; por fallarte cuando más lo necesitabas.
Pero también tengo que agradecerte, no solo tu sonrisa, tus palabras o las vivencias compartidas, sino incluso los desafíos que surgieron contigo y que me empujaron a aprender, y el representar como en un espejo lo que realmente era mío.
En este día, más que nunca, agradezco todo lo que he compartido contigo, y empiezo a encontrarle un sentido.
Gracias y perdón. In lak’ech.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s