El día verde está convocando siempre un aquí y un ahora dimensional

QUINTO DÍA EPAGÓMENO – NEFTI
El quinto día epagómeno está dedicado a Nefti, quien traduce la familia del día verde, compuesta por el caminante del cielo, el espejo, la noche y la estrella, es decir la sociedad celeste, el ensueño como actividad en la cuarta dimensión, la ley del amor del espejo, y la transcendencia de la solidaridad y de la energía femenina.

Nefti expresa el día epagómeno relacionado con el día verde y por extensión con todo lo verde y con el castillo verde, de modo que todas las personas que nacen en las ondas del castillo verde de alguna manera se relacionan con Nefti.

NEFTI Y EL SURGIMIENTO DE LA CREACIÓN:
Para profundizar y situar a Nefti conviene adentrarse en el comienzo del Popol Vuh:
“llegó aquí entonces la palabra, vinieron juntos Tepeu y Gucumatz, en la oscuridad, en la noche, y hablaron entre sí. Hablaron pues,…
Ésta es la relación de cómo todo estaba en suspenso, todo en calma, en silencio, todo inmóvil, callado, y vacía la extensión del cielo… No había todavía un hombre, ni un animal, pájaros…sólo el cielo existía.
No había nada dotado de existencia, no había cosa que tuviese ser. Solamente había inmovilidad y silencio en la oscuridad, en la noche. Sólo el Creador, el Formador, Tepeu, Gucumatz, los Progenitores, madre y padre, estaban en el agua rodeados de claridad.
Vino pues su palabra y se manifestó con claridad, mientras meditaban que cuando amaneciera debía aparecer el hombre. Entonces dispusieron la creación y crecimiento de los árboles y los bejucos y el nacimiento de la vida y la creación del hombre. Se dispuso así en las tinieblas y en la noche por el Corazón del cielo, que se llama Huracán.”

Estas son las misteriosas palabras del primer capítulo del Popol Vuh, de las que entresacamos “llegó aquí entonces la palabra, vinieron juntos Tepeu y Gucumatz, en la oscuridad, en la noche, y hablaron entre sí”.
Ni siquiera dice que aparece Tepeu o que aparece Gucumatz, sino que quien llega es la palabra.
El sello número 2 es el viento, la comunicación y la palabra. De modo que comienza la forma y la luz adopta un escenario formal, pero quien viene es la palabra.

Nefti simboliza la oscuridad y la noche, y se traduce como señora de la casa, siendo justo el escenario donde nos encontramos en el relato del Popol Vuh. El jeroglífico que representa a Nefti es una cesta, y este dato tendrá su importancia más adelante, pero en su esencia es oscuridad y noche.

La mitología de tercera dimensión va aportar muchos datos, y alguno contradictorio. Podríamos hablar mucho de ello, pero ahora mismo nos interesa ser concretos siguiendo el rastro. Según aparece en wikipedia:
“Los textos de las pirámides muestran la creencia de que los mundos celestiales eran inmensas masas de agua en las que habría diversos lugares de purificación; más lejos estaría el reino celeste de Ra y más distante todavía, las inescrutables profundidades del Nun. Nun es el «océano primordial» en la mitología egipcia, elemento común en todas las cosmogonías del Antiguo Egipto. Nun era entendido como un “concepto”; es el principio común en todas las cosmogonías, la primera sustancia abstracta, el elemento caótico que contiene el potencial de la vida, simbolizado como caóticas aguas primordiales que ocupaban todo el universo.
En el principio, antes de la creación, sólo hay Nun (pero «no existe»), es un océano inerte, sin límites, rodeado de absoluta oscuridad, que no es la noche, pues aún no se había creado esta. Los sacerdotes egipcios, para describir este estado, enumeraban lo que no existía.
Del Nun surge espontáneamente la vida como demiurgo que sólo piensa. A continuación el demiurgo comienza a hablar, y se disocia del Nun que se convierte en el «océano primordial». Aún no existe y por ende no ve lo que ocurre. Entonces el Demiurgo comenta al Nun lo que sucede; el relato del Demiurgo provocando la respuesta y el despertar del Nun, es el origen de la palabra, y del diálogo.
En ese momento el Demiurgo se mueve y es el principio de la Creación. Pues el Demiurgo y el Nun no forman parte realmente de la Creación.
Se creía que, después de la creación, las aguas del Nun rodeaban la tierra, siendo Nun el responsable de la inundación anual del Nilo, y de las aguas subterráneas que marcaban los límites entre el mundo de los vivos y el de los muertos.
Nun, como concepto deificado, posee un Ba (espíritu) que es el sol.”

Parece como si las palabras del Popol Vuh fueran una escenificación del contenido de la mitología egipcia acerca del surgimiento de la creación, y cómo esto sería consecuencia de un diálogo.
Habitualmente reconocemos en la dualidad viento-tormenta una resonancia de Huracán, y esa resonancia está también presente en cómo aparece el 2 en el segundo Tzolkin, en el segundo año, y en la indispensabilidad del otro para existir diálogo, pero también en que la tormenta sea el sello 19.
Encontramos en la noche la primera presentación de su familia, y también en algún momento hemos señalado cómo la semilla es un surgimiento a la luz desde la noche, ya que “dar a luz” es salir de la noche.

Nefti se asocia en el barullo del mundo de la confusión presente en el mundo de la forma, e incluso aparece en ocasiones con características negativas, porque el mundo de la confusión es también el mundo del juicio. Pero nos interesa encontrar el mundo del mago, donde nada es lo que parece.
El mago es la segunda onda, y junto con lo blanco, el refinar y la segunda onda, significa empezar a poner orden en el desorden; empezar a disponer ordenadamente el mensaje confuso, que en manos del depredador genera miedo, porque uno de los valores de la palabra y de la comunicación es dar entrada al amor, porque sin comunicación no hay amor.
Cierto, podrá haber muchas cosas, y podrá haber incluso frenesí, pero si no hay comunicación, no hay amor, y si no hay amor no hay salto dimensional.
Sí, claro, si no hay libertad no hay posibilidad de expresarse, de conocerse; no hay posibilidad de reconocerse.

Uno de los significados de “conocerse” es tener relaciones sexuales, y esto proviene de la Biblia, donde se utiliza conocerse como sinónimo de tener relaciones que tienen como consecuencia hijos (ver p.e. Génesis 4).
Es importante mantener este metalenguaje, donde el amor es conocerse, y donde el conocerse es hablar desde el corazón. No en vano uno de los llamados acuerdos toltecas es “no dar nada por sobreentendido”, y si hay una duda, hay que aclararlo.
También pone de relieve la importancia fundacional para la humanidad de la Biblia, del alfabeto fonético, que está basado en la boca y en los sonidos que puede hacer, y también, actualmente, de las redes sociales, como manifestación de la malla que une a todos los seres humanos.

EL NOMBRE DE NEFTI:
Pero aun tendríamos que hablar de la relación que existe entre Nefti y la palabra hebrea que significa “alma”, Nefesh, donde está presente la raíz Nef, que en hebreo contiene 3 letras.
La primera letra es Nun. Ya hemos hablado de la Nun egipcia, pero la Nun aramea significa “pez” y la Nun hebrea significa “reino” y “cesta”, que es lo que lleva Nefti en su cabeza.
Claro que “reino” es un lugar, incluso podríamos decir que es un lugar para ser real, el lugar donde tú puedes ser más real. Y también ese escenario puede ser una cesta, en el sentido de que es un continente.
También puede tener un sentido, ahondando en la sabiduría, que signifique creyente, humildad y también Moisés, que es un hombre que se hace más real a través de un diálogo con la divinidad, y pasa de ser uno más a ser uno.
Y también es una cesta donde duermen los bebés, que flota sobre el agua, y donde también Moisés está, como un recién nacido, flotando en el agua.

Además de contener la letra Nun, la palabra Nefesh contiene la PEI.
Lo que pronunciamos como “f” sirve también como una pronunciación en “p”, porque Pei significa boca, comunicación y también “conocer” en el sentido de amar. El número 80, Pei, significa matrimonio y bendecir, y hablar también significa poder entrar en el aquí y el ahora.

Por eso, la primera presentación de esta familia en el Tzolkin aparece como azul, noche azul, que está convocando un aquí y un ahora. Y el día verde está convocando siempre un aquí y un ahora dimensional.

Y la letra Shim es la luz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s