Una de las formas de entrar en el tiempo sagrado es pronunciar el “yo soy”

Una de las formas de entrar en el tiempo sagrado es pronunciar el “yo soy”.
Al decir con conocimiento y expectativa “yo soy” abres el tiempo sagrado. Claro que el tiempo sagrado no es tonto y solo se va a mostrar o aparecer como sagrado según tu conocimiento o quizás reconocimiento de lo sagrado, es decir de la realidad del amor.

La realidad del amor es el templo o el “te amo” vivencial posterior al perdón y al gracias.
El “conocimiento” del amor contiene experiencias de perder por amor y sostener el amor incluso perdiendo, mientras que ROMA contiene ganar, beneficiarse de quien te ama.
Amor, incluso perdiendo, solo es una experiencia, pero también es parte del diálogo del Viento-Tormenta, o sea una prueba iniciática.

La expectativa depende de la expansión y del abandono de la rigidez, porque la rigidez no procede del amor sino del juicio y del miedo.

El juicio y el miedo son contrarios al amor. Huyen del amor y por tanto del “te amo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s