El arquetipo mujer es dueño de la puerta

La mujer es dueña de la puerta.
El arquetipo mujer -que luego se verá actualizado en cada mujer- es dueño de la puerta.
Es algo que se sitúa en el movimiento retrógrado, es decir que proviene directamente de la transcendencia.
La energía de la mujer proviene directamente de la transcendencia, y en parte la traslada a la puerta, o sea al presente, por lo que no necesita realizar una expresión lógica, ni en muchos casos tampoco necesita que aparezca como coherente, porque la transcendencia está sustentada en parte por la intuición.

Si situamos la onda de la estrella en el nivel máximo evolutivo, o sea en la onda 20 y en la columna 13, el descenso de esa transcendencia se va a realizar en parte a través de la intuición, que es lo que está expresado por la onda 19 del águila.
La estrella contiene luz, como expresión del sello 20 el sol, pero la visión y la intuición del águila contienen resurrección, como expresión del sello 19.

Cada onda es la expresión transcendente de un sello, donde el uno se transforma en 13.
La energía retrógrada que parte de la estrella como sociedad celeste, cuenta con la visión resucitadora (onda, sello 19) y sigue su camino retrógrado a través del viento (onda 18), donde está presente el arquetipo del otro y por tanto de la ley del amor, donde el otro soy yo. La onda 18 traduce al sello 2, el viento, que también es una expresión del corazón del cielo a través de viento-tormenta-huracán, y, como primer dos, expresa el arquetipo del otro, o sea la otreidad que acompaña al uno para hacer sociedad.
Este dos u otro en el espejo (sello 18 que se expande en la onda 18), es otro yo.
Esto es como una forma expresiva de la ley del amor.

También, esta energía retrógrada que lleva hacia la puerta de la cual el arquetipo mujer es la dueña, contiene la emoción, que al ser reconocida como luna es la emoción que ya está elevada.
La luna expresa la emoción, pero la emoción que te lleva al cielo.

Todos esos contenidos, la emoción que te lleva al cielo (luna, onda 17), la ley del amor donde tú eres otro yo (espejo, onda 18), la visión resucitadora (águila, onda 19) y la sociedad de la estrella (estrella, onda 20) no necesitan lógica y no necesitan coherencia, sino sólo realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s