El inicio de Dragón es un inicio mítico, fantástico, maravilloso, ahistorico, inimaginable e incognoscible. Pero es un inicio real.

EL DRAGÓN (Extracto del Libro de los Sellos)
El primer sello es el Dragón y representa la solidaridad, energía maternal, energía femenina, cuidar, enseñar, proteger, nutrir.
También se le relaciona con la madre cósmica, con gestar, iniciar, y con el servicio. Se le considera enérgico y protector, y que trae la memoria cósmica.
En el ser humano es innato y no es cultural la solidaridad. Eso está representado por las neuronas espejo y es absolutamente básico en la enseñanza maya, ya que viene expresado por “tu eres yo, yo soy tu” o “In Lak’ech”. El Dragón significa la solidaridad y es justamente partiendo de ahí donde puede suceder todo. La característica mítica del Dragón significa simplemente que esto es así incluso antes de que tu lo sepas, lo reconozcas, te lo creas o lo vivas, o incluso estés en contra. La solidaridad actúa dentro de ti aun estando en contra de ella, esperando que la autorices.
El Dragón está representado por un glifo que es un recipiente de agua. Luego se le asignarán contenidos, pero visualmente es un recipiente de agua, un vaso de agua. Merece la pena para las personas interesadas en el Tzolkin adentrarse en los puros símbolos, que también son vehículos de significados.
El inicio de Dragón es un inicio mítico, fantástico, maravilloso, ahistorico, incontable, inimaginable e incognoscible. Sólo se puede fantasear y hablar metafóricamente de ello, porque es el inicio antes del ser humano y de su razonabilidad. Pero es un inicio real.
Eso se corresponde con que cuando naces ya existe todo. Cuando naces, naces en lo ya existente. Cuando naces, es el Mono que nace en lo ya existente, el Dragón. De hecho es como una ley. Todo lo que nace en la forma, todo lo que surge, todo lo que se inicia, ha comenzado antes en “lo sin forma”, lo inmaterial.
El Tzolkin es algo que se repite incesantemente, pero que es posible vivirlo desde situaciones diferentes. Es evolutivo y te aporta nuevas posibilidades en cada momento evolutivo. Te acompaña.

EL DRAGÓN ES EL TZOLKIN:
El Dragón es un propósito, algo así como un objetivo. Y tratando de realizar esa solidaridad llega a la iluminación, manifestada por el Sol 13. Si tratas de alcanzar la iluminación sin vivir la solidaridad y la energía femenina, no lo consigues.
El camino hacia la iluminación y la trascendencia comienza por el Dragón: lo que nutre, lo que da vida, lo que enseña, lo que te cuida, lo que te escucha, lo que te acompaña. El Tzolkin une algo que está antes del comienzo, en el Dragón 1, y termina en algo que está más allá del Sol 13.
De hecho todo el Tzolkin es el Dragón, pero en trocitos para poder ser comprendido, porque el asunto es la conciencia. En el Tzolkin, que es información viajando en el tiempo, el asunto es la conciencia.
El Dragón representa el momento de pasar de la nada a algo; el surgir, el aparecer. De alguna manera, todos los sellos van a ser el Dragón. Y esto es así porque el orden en que aparecen los sellos es también un vehículo de información. La numeración completa el sentido del sello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s